2624

Una diosa impide que las naves de un ejército salgan del puerto, hasta que la armada sacrifica a la hija de su jefe. Pero la diosa salva en el último instante a la muchacha, la sustituye por un ciervo, y convierte a la joven en su sacerdotisa, la que dirige los sacrificios humanos hechos a la diosa.