2635

Un hombre muy testarudo se encuentra un buen día cuatro metros bajo tierra, dentro de un ataúd. Pero eso no es suficiente para convencerle de que está muerto.