2660

Adorados por millares de peregrinos como reencarnación de una mítica pareja, los pequeños Gemelos Celestiales, conducidos a China a través de la fascinante Ruta de la Seda, son objeto de los mimos y desvelos de la emperatriz.