2814

Algunas ciudades instalan auténticos garajes del sexo que en el lenguaje burocrático son denominados «cajas para la realización». Son recintos deprimentes, con un timbre de alarma de caperuza roja por si la prostituta o su cliente nedesitan pedir auxilio.