2887

Un juez atraviesa una difícil situación económica, producto de su vida desordenada, inclinada al juego, al consumo de alcohol y de estupefacientes, y acepta un soborno.