2905

El secretario del Papa, en su juventud, jugaba al fútbol, tocaba en un grupo, bebía cerveza y tuvo una novia durante tres años, a la que dejó para vestir los hábitos, con lo que ella “lloró mucho”. En una ocasión fue expulsado de un partido de fútbol cuando el árbitro le preguntó su nombre y él respondió: “Franz Beckenbauer”.