2912

Una joven yazidí (perteneciente a la secta de los adoradores de Taus, el ángel rebelde, una religión sincrética y secretista de raíces preislámicas) es lapidada hasta la muerte por casarse con un musulmán. Los yazidíes no pueden comer lechuga ni vestirse de azul. Los descendientes de Adán, como se llaman a sí mismos, no aceptan conversos. Yazidí sólo se puede nacer,