2927

Nadie sabía qué hacer con el cadáver. Muchos pidieron prenderle fuego. El cura, por si el guerrillero fuese católico, dijo que había que enterrarlo, pero en la puerta del cementerio para que todo el mundo pudiese pisar la “tumba del rojo”.