2959

Como buen católico, se excitaba en los prostíbulos más espesos. Su amante era una mujer casada a la que había rescatado de un marido ejecutivo en la selva del Camerún, una francesa ordenada que comnzaba a pensar que el alma de Graham era más oscura de lo que aparentaba.