2984- Manuel Olveira

En vísperas de disolverse y desaparecer no puede una sociedad levantar patíbulos ni picotas. El último de los crímenes, de esta forma, no quedará sino impune.