2116

En un estado ideal, cada ciudadano tiene su propio profeta, que profetiza la vida de su cliente tan de cerca que en ocasiones es difícil diferenciar donde se detiene la profecía y donde comienza la obediencia.